Derechos Específicos de las Mujeres Indígenas*

 

2003. Defensoría de la Mujer Indígena (DEMI), Guatemala – OIT / UNICEF.

(*Documento elaborado y sistematizado con base en el trabajo de ONG de mujeres y pueblos indígenas, seguida de una consulta realizada en 22 áreas lingüísticas de Guatemala con la finalidad de promocionar la existencia de estos derechos.)

 

En: Primer Informe Situaciones y Derechos de las Mujeres Indígenas en Guatemala.

 

 

Los derechos de las mujeres indígenas se conciben como valores y principios que las mujeres deben ejercer y tener como parte de su vida. Estos derechos toman en cuenta la cultura, la situación de exclusión y discriminación de que las mujeres han sido objeto. Los mismos son importantes porque nos permiten observar que ellas viven una situación distinta al resto de la población, por lo que se habla de su especificidad.

 

  1. Respeto a la identidad cultural: Guatemala está conformada por cuatro pueblos: Maya, Garífuna, Xinca y Ladino, cada pueblo tiene su propia cultura y su propia identidad. Entre la población que ha podido conservar los elementos de su cultura, están las mujeres indígenas, quienes no sólo conservan sino transmiten esos valores a las nuevas generaciones. Esto se evidencia en la comunicación en su idioma materno, en el uso de nombres mayas, y en el uso del calendario, porque en él se determina la relación del ser humano con el universo; es decir, la función de la espiritualidad.

 

  1.  Derechos a identificarse como mujer indígena: significa la libertad de expresar las prácticas culturales, de vivir y gozar lo que se aprendió en la familia, el uso de la vestimenta maya, el arte de tejer de la indumentaria en la que se concibe la expresión simbólica de la filosofía maya.

 

  1.  Derecho a no ser asimilada por una cultura ajena: la asimilación es un proceso que se da por la supremacía de una cultura sobre otra. La mujer indígena es generalmente obligada a aceptar otras costumbres por la situación de discriminación que vive; sin embargo, de alguna manera se ha visto la sobrevivencia de las expresiones culturales de los distintos grupos étnicos por la persistencia de la mujer indígenas.

 

  1. Derecho a la participación en cargos de dirección y de toma de decisiones a todo nivel, dentro y fuera de la comunidad: significa la inclusión e intervención de las mujeres en cargos de dirección y toma de decisión en espacios de la vida comunitaria, en las diversas estructuras – municipales, regionales o nacionales-. De igual forma, las mujeres tienen el derecho de constituir estructuras en beneficio de sus comunidades; las formas tradicionales son: guías espirituales, consejos de ancianos, cofradías y alcaldes auxiliares.

 

  1. Derecho a modificar costumbres y tradiciones que afectan su dignidad: las culturas no son estáticas sino que están en constante modificación pero existen, sin embargo, situaciones que han perdurado como la discriminación desde el nacimiento por el hecho de ser mujer; éstas son algunas prácticas o costumbres que perjudican el desarrollo de la mujer en todo ámbito: familiar, político, educacional y comunal.

 

  1. Derecho a recuperar costumbres o tradiciones que fortalezcan nuestra identidad: la facultad que la mujer tiene de rescatar las prácticas propias de la cultura, tales como el arte de tejer la indumentaria, el uso de utensilios de barro y el cultivo de maíz como alimento básico, con el fin de vivificar su identidad y promover la identificación.

 

  1. Derecho a que no se imponga esposo: la mujer tiene la libertad de elegir a su esposo, en particular la relación de noviazgo que es necesaria para conocer a la persona antes de la vida matrimonial y tienen también la libertad de decidir sobre casarse o no.

 

  1. Derecho a un trato digno, humano y respetuoso: la mujer indígena merece una relación amable y atenta en familia y sociedad, a que se le llame por su nombre, a heredar bienes materiales de parte de sus progenitores, tiene el derecho al trabajo justo y remunerado, así como a gozar de un tiempo de descanso.

 

  1.  Derecho a la aplicación del principio de dualidad: en la filosofía de la cultura maya se interpreta que hombre y mujer participan en iguales condiciones de responsabilidades y derechos en la familia y en la sociedad, constituyendo de esta forma una sociedad de justicia y paz.

 

  1. Derecho a una educación bilingüe: la mujer indígena tiene derecho a la instrucción académica en su idioma materno y a ser atendida en instituciones públicas por personas maya hablantes.

 

 

Para mayores detalles puede consultar el documento original solicitándolo a:

 

Defensoría de Mujer Indígena

7ª Calle 3-62, zona 1, Guatemala C.A.

Tel: 232-4225 / 220-4800 / 220-3110

Fax: (502) 251-7427 / 2324225

www.demi.gob.gt

E-mail: demi@c.net.gt